La Saga de Phoenix

El regreso de Karl

Donde reaparece un viejo amigo... levemente cambiado

karl.jpgEl destino no parece querer dar ni un solo descanso a los magos de Phoenix: apenas unos días después del regreso de Stettin y la visita de Ahmal al Padre Miguel, y una vez confirmadas que las pesquisas de Frederick y Bjorn en la ciudad no han servido para averiguar nada nuevo sobre la misteriosa fortaleza de Jomsborg, el 19 de junio de 1228 se produce una nueva vuelta de tuerca en los acontecimientos: cuando nadie lo esperaba, Karl vuelve a aparecer en las puertas de Phoenix… más de un mes después de haber sido capturado por los daneses.

El joven pícaro, visiblemente más delgado y macilento, sostiene no recordar nada sobre lo ocurrido en el último mes a partir del momento en que fue capturado en Stettin e interrogado por una extraña mujer. Sin embargo, los magos de Phoenix desconfían de su versión de los hechos, y descubren que el recién llegado está bajo los efectos de un encantamiento de origen desconocido. Gracias de nuevo a la magia mental de Kersnik, también descubren que no todo lo que dice es verdad, pero no les queda claro si esas mentiras son causadas por algún control mental o las dice el propio Karl.

Tras inmovilizarle (a la fuerza), los magos recurren a Perfectus Apollo, quien, como siempre cuando está en juego la integridad del covenant, hace gala de su displicencia habitual pero a cambio de una promesa de uso de vis en el futuro, accede a investigar mentalmente a Karl con mayor profundidad. Los descubrimientos no pueden ser más perturbadores: Karl ha sido enviado por una misteriosa mujer para reunir conexiones arcanas de algunos de los magos de Phoenix para luego volver a reunirse con esa mujer, con toda probabilidad, en la misteriosa fortaleza de Jomsborg.

Apelaciones eclesiásticas

De inmediato Karl es inmovilizado y puesto bajo vigilancia mientras el resto de magos deciden cómo resolver este problema. Pero no tienen tiempo para pensarlo mucho: al día siguiente el Padre Miguel, de regreso desde Stettin hacia la Abadía de Broda, hace una rápida parada en el covenant para darles más malas noticias: el Padre Cadmius sigue furioso y ya ha enviado una apelación a la sede del obispado, en Cammin, para que se excomulgue a los brujos de Phoenix y se convoque una cruzada que libere todo el Báltico de la presencia pagana.

La única opción que tienen los magos de evitar tan funestos presagios es presentar un recurso contra la alegación de Cadmius. Todas las mentes académicas del covenant se ponen manos a la obra, una vez asegurada la colaboración también del Padre Miguel. Este, a cambio, solo pide la ayuda de Phoenix en la investigación de la desaparición del Hermano Tadeo, uno de los miembros de su comunidad, que hace unos días que está en paradero desconocido.

Durante los siguientes días los magos y demás miembros de Phoenix buscan hasta debajo de las piedras cualquier posible apoyo para dicho recurso. Por desgracia, a los magos no les sobran aliados en los estamentos nobiliarios y eclesiásticos. Por fin, con la apelación del Padre Miguel debidamente aderezada con un argumento lógico escrito por Phoenix, una pequeña pero bonita cruz de oro con joyas engastadas (las que había en la tesorería del covenant) creada por Petar y la promesa de una donación de 15 libras, más 5 libras más durante los cinco próximos años para el obispado de Cammin, los magos esperan que sea suficiente para evitar que el obispo decida hacer caso de Cadmius.

Lo que les deja el problema de Karl por resolver, mientras Ahmal acude literalmente volando a Fengheld para buscar ayuda legal hermética de cara a los futuros (¿e inevitables?) problemas que puedan tener por sus actos en Stettin.

Pero eso es otra historia…

Comments

Weintraub Weintraub

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.