Abadía de Broda

La abadía de Broda fue fundada en la linde oeste del Bosque de Rethra en el año 1226 por un pequeño grupo de monjes premonstratenses de hábito blanco liderados por el padre Miguel de Sussex. Los terrenos habían sido concedidos a la orden por la Diócesis de Wollin, bajo el acuerdo de que los hermanos dedicaran el tiempo que no invertían orando en dragar los pantanos que tanto abundaban en esa zona para hacer arables esas tierras pertenecientes a la Iglesia.

La abadía es una pequeña estructura de piedra que llevó pocos años construir, pese a los misteriosos acontecimientos que rodearon la construcción de sus cimientos, que se derrumbaron por motivos desconocidos en más de una ocasión durante su levantamiento. El padre Miguel, que ya se había presentado a los sabios de Phoenix tras establecerse en la región, acudió a pedir ayuda al covenant, aunque sus miembros se vieron incapaces de descubrir el origen de aquellos misteriosos accidentes, que incluso se cobraron la muerte de un hermano.

Entonces, de repente, cuando el abad estaba a punto de abandonar las obras, los accidentes cesaron, y el resto de las obras se desarrollaron sin mayores problemas hasta que en 1226 la abadía era consagrada. A partir de entonces, los hermanos emprendieron un régimen de ascetismo complementado con el trabajo de dragado de los pantanos, a los que poco a poco fueron arrebatándole terreno… al menos hasta la llegada del Frío Invierno de 1227.

Durante ese tiempo la abadía y Phoenix apenas han entrado en contacto pese a mantener unas relaciones razonablemente cordiales. Sólo en una ocasión, el Padre Miguel visitó el covenant avisando de la presencia de un santón en el bosque que al parecer había soltado maledicencias sobre los magos entre la gente de Swinojuice, en un intento por mancillar su reputación y, quién sabe, apagar el fuego de la fe cristiana, recién encendido en la zona.

La abadía es bastante espartana: de planta cuadrada, el interior está formado por apenas una docena de celdas frías que rodean un claustro dominado por un pequeño pozo. Alrededor de dicho claustro se encuentran también los accesos a la capilla principal y al refectorio.

Abadía de Broda

La Saga de Phoenix Weintraub Weintraub